Acerca del Vino

La guarda de los vinos

topic

El vino es un producto vivo que se añeja con el tiempo. Este fenómeno empieza en la bodega del viticultor y continúa en la botella.

La calidad de un vino cambia a lo largo de su ciclo de vida. Al comienzo, su calidad mejora con el tiempo y el vino desarrolla aromas y sabores, su acidez y su carácter duro se reducen. Luego, el vino llega a su calidad óptima. Este periodo se llama la madurez y dura un tiempo variable según los vinos. Finalmente, la calidad baja ya que poco a poco, el vino pierde su color, sus sabores y aromas, el vino se "apaga".

El mejor momento para tomar un vino es el tiempo de la madurez. Sin embargo, este tiempo es muy variable según los vinos, puede ser de algunos meses o años para los vinos más simples y afrutados a más de 15 años para algunos grandes vinos.

Por lo tanto, se debe de olvidar la idea de que un vino viejo es un buen vino. La verdad muy pocos vinos tienen la calidad suficiente para añejarse más de 5 años. La capacidad de un vino al añejarse depende del terruño, del año y también de los métodos de producción por lo que es muy difícil establecer una regla definitiva. Sin embargo, en general podemos clasificar los vinos de la siguiente manera:

Tiempo de guarda Tipo de vinos
Para tomar joven: 1 a 2 años máximo.
Vinos frescos y afrutados que están listos para tomar en cuanto salen de la bodega
Espumantes: Cava, Prosecco, Crémant, y la mayoría de los espumantes del Nuevo Mundo.
Blancos frescos y aromáticos: Sauvignon Blanc, Pinot Grigio, Gewurztraminer, Verdejo..
Rosados: La mayoría.
Tintos: Algunas cepas como Gamay o Merlot cuando no pasan por barrica (ej: Beaujolais Nouveau).
2 a 3 años
Una guarda corta en la cava permite a estos vinos desarrollar plenamente sus cualidades
Espumantes: Champagne sin añada
Blancos: algunos Chardonnay, Viognier, Marsanne, Riesling
Tintos: Pinot Noir, Syrah, Grenache, Nebbiolo, Sangiovese, Tempranillo con estilo frutal y joven.
3 a 5 años Espumantes: Champagne con añada
Blancos: Chardonnay, Viognier, Marsanne, Sauvignon Blanc, Semillon con paso por barrica. Riesling del Viejo Mundo.
Tintos: Pinot Noir y Sangiovese con paso por barrica, Merlot, Cabernet Sauvignon, Malbec, Tempranillo, Syrah, Grenache con paso por barrica y estilo frutal y joven.
Dulces: licorosos de entrada de gama.
5 a 8 años Espumantes: Champagne con añada en los mejores años Blancos: Chardonnay, Viognier, Marsanne, Sauvignon Blanc, Semillón con paso por barrica, Riesling de grandes terroirs. Tintos: Pinot Noir con paso por barrica de grandes terroirs (Crus de Borgoña, Oregon), Merlot, Cabernet Sauvignon, Malbec, Tempranillo, Syrah, Grenache, Nebbiolo con paso por barrica, de estilo más intenso y complejo.
Más de 8 años Espumantes: Cuvée de prestigio de Champagne
Blancos:
muy pocos. Crus de Borgoña y del Ródano, mejores Rieslings de Alemania, Austria y Alsacia. Algunos pueden guardarse más de 15 años.
Tintos: Mejores vinos del viejo mundo: Grand Crus de Borgoña, Crus del Ródano, Grand Crus de Bordeaux, grandes vinos del Priorat, de Ribera del Duero, de Barolo, de Barbaresco, de Brunello, Algunos pueden alcanzar más de 15 años, muy pocos más de 30 a 40 años. Vinos iconos del Nuevo Mundo (Merlot, Cabernet Sauvignon, Carménère). Vinos dulces: grandes vinos dulces de botrytis. Algunos pueden alcanzar más de 15 años, muy pocos más de 30 a 40 años.


← Regresar